AMARGA VERDAD

La verdad tóxica y amarga sobre el azúcar

“El azúcar no es peligroso por sus calorías, o porque engorda. El azúcar es peligroso porque es azúcar. No es nutrición. Cuando se consume en exceso, es una toxina. Y es adictivo.”
– Robert Lustig, MD, MSL

 

“¿Para qué necesitamos el veneno embotellado, el de los refrescos?
– El subsecretario de Salud de Mexico, Hugo López-Gatell

 

Levántate conmigo…Contra la organización de la miseria. 

– Pablo Neruda.

¿Cuál es la amarga verdad?

Nos han mentido.

El sistema alimentario no es seguro. Nuestro gobierno no nos protege.

Las empresas de alimentos y bebidas fabrican alimentos y bebidas que son tóxicos,
y eso nos está matando y devastando nuestro medio ambiente.

Compañías como Coca Cola roban agua limpia y hermosa de nuestro suelo
y nos la venden en productos cargados de azúcar y otros químicos tóxicos.

Nuestra salud metabólica está en gran riesgo.

Sin embargo, tenemos cierto control.

Simplemente podemos dejar de comprar las mentiras, los productos que nos enferman.
Podemos hablar. Podemos abrazar la ciencia de la salud metabólica y la nutrición.
Podemos actuar, demostrar y exponer la corrupción en nuestra sociedad.

DEJA DE COMPRAR LAS MENTIRAS.

¡BOICOT A LAS EMPRESAS Y PRODUCTOS QUE NOS ESTÁN MATANDO Y
PONIENDO EN RIESGO A LAS FUTURAS GENERACIONES!

¿Cuál es la diferencia entre marketing y propaganda?

La verdad.

La industria alimentaria ha propagandizado los últimos 40 años de información nutricional.

Ellos se hicieron ricos y nosotros nos enfermamos.

“Los refrescos siempre han estado más disponibles que el agua”, dijo Abadía, de 35 años, una guardia de seguridad que, al igual que sus padres, ha luchado contra la obesidad y la diabetes.

Vicente Vaqueiros, de 33 años, médico de la clínica en San Juan Chamula, un pueblo agrícola cercano, dijo que los trabajadores de la salud estaban luchando para lidiar con el aumento de la diabetes.

“Cuando era niño y solía venir aquí, Chamula estaba aislado y no tenía acceso a alimentos procesados”, dijo. “Ahora, ves a los niños bebiendo Coca-Cola y no agua. En este momento, la diabetes está afectando a los adultos, pero serán los niños los siguientes. Nos va a abrumar”.

– Extracto de un artículo del New York Times: “En una ciudad con poca agua, la Coca-Cola está en todas partes. También la diabetes“.

 

Un arroyo en San Cristóbal de las Casas, que los vecinos afirman que está contaminado con aguas residuales.
El agua potable escasea en la ciudad.

Credit…Adriana Zehbrauskas para The New York Times

“Coca-Cola es abusiva, manipuladora”, dijo Martín López López, un activista local que ha ayudado a organizar boicots y protestas contra la empresa de refrescos. “Toman nuestra agua pura, la tiñen y te engañan en la tele diciendo que es la chispa de la vida. Luego toman el dinero y se van”.

El hijo de María del Carmen Abadía, Juan José, en un camión de agua frente a su casa. Muchos hogares en la ciudad se ven obligados a comprar agua adicional de camiones cisterna.

Credit… Adriana Zehbrauskas para The New York Times

NO TOMAR COCA COLA

El consumo de bebidas azucaradas provoca la muerte de alrededor de 40 mil personas al año en México

según un estudio publicado en 2019 por el International Journal of Obesity.

La salud que tiene México sería diferente si no nos hubiéramos dejado engañar por los estilos de vida que salen de la televisión como si fuera felicidad.

Es pintura de azúcar.

NO CONSUMIR VENENO

AGUA Y TERRITORIOS INDÍGENAS EN CHIAPAS, MÉXICO (EL CASO DE LA COCA COLA EN LA REGIÓN ALTOS)

Maderas del Pueblo del Sureste, A.C

“… El agua cristalina que corre por ríos y arroyuelos no es solamente agua, sino que también representa la sangre de nuestros antepasados. Si les vendiésemos la tierra, deberán ustedes recordar que ésta es Sagrada y, a la vez, deben enseñar a sus hijos que es Sagrada y que cada reflejo fantasmagórico en las claras aguas de los lagos cuenta los sucesos y las memorias de la vida de nuestra gente. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre. Los ríos son nuestros hermanos y sacian nuestra sed. Si les vendiésemos nuestras tierras, ustedes deberán recordar y enseñarles a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos y también lo son suyos, y por lo tanto, deben tratarlos con la misma dulzura con que se trata a un hermano…”